Los controles de rutina

Los controles de rutina

Durante el embarazo, el metabolismo de la mujer experimenta cambios profundos. Por ello, se sugiere realizar una serie de revisiones médicas y controles periódicos. De esta manera, se minimizan los riesgos durante el embarazo y parto. Si los controles son realizados de manera correcta, dichos riesgos son nulos.

La primera consulta al médico, se deberá realizar ante la falta de menstruación y la sospecha de embarazo. En esta primera consulta, el facultativo determinará una serie de análisis y controles que la madre deberá realizarse. Estos estudios determinarán las condiciones de salud de la mamá y del embarazo.

Luego, la segunda consulta será alrededor del tercer mes de embarazo. En esta instancia, se solicitará a la futura mamá una ecografía que determine el estado del bebé y las condiciones intrauterinas. Hasta el 6º mes de embarazo, en caso de no tratarse de un embarazo de riesgo, se debe visitar al médico cada un mes.

A partir de entonces, los controles se reanudarán cada 15 días. En esta etapa, posterior al 6º mes de embarazo, se comenzarán con los estudios relacionados al parto. Por ende, la madre comenzará a realizarse análisis de coagulación, etc., además de consumir un amplio complejo vitamínico. En esta etapa, se solicitará una segunda ecografía.

Hacia fines del embarazo, la consulta se hará semanal. Para esta etapa, la futura mamá ya sentirá que su cuerpo se prepara para dar a luz y amamantar, por ello, seguramente la consulta al especialista sea de utilidad, para erradicar dudas propias del estado.

Concurrir al médico, es la opción más inteligente que toda mujer embarazada puede adoptar.