Embarazadas al volante

Embarazadas al volante

Hoy en día, se tiene el consentimiento de que las embarazadas pueden hacer una vida totalmente normal, y así es, aunque se deben tener ciertas precauciones, pues no poseen ninguna enfermedad, pero el período de gestación es algo que hay que cuidar para un buen desarrollo del bebé y un buen estado de la futura mamá.

Una de las rutinas diarias a las que todos nos enfrentamos es a conducir un coche y las embarazadas no son ninguna excepción. Nadie nos extrañamos de verlas al volante, pero como ya hemos dicho anteriormente, estas deben de ejercer especial cuidado, pues el cinturón, que en este caso sirve de gran seguridad, en una futura mamá ha de minimizar el riesgo  y las lesiones todavía más.

El uso correcto del cinturón de seguridad, se ha de usar correctamente. Si a la embarazada le molesta por su avanzado estado de gestación, no debe nunca evitarlo, sino adaptarlo a la medida de sus necesidades. La altura del cinturón irá creciendo según avance el embarazo.

Si el coche cuenta con airbag, no se debe de desactivar, pues el golpe que puede recibir en caso de accidente, probablemente será mucho mayor que el que pueda recibir del airbag, la distancia que debe de existir entre esta dispositivo y la barriga es de 20 centímetros aproximadamente y siempre dirigido hacia la cabeza y pecho, no directamente a la barriga. Cuando es la embarazada la que conduce, el volante igualmente ha de guardar esta misma distancia.

Aun con estas recomendaciones, en los últimos meses de gestación, aunque la embarazada se vea capacitada, no es aconsejable conducir por la limitación de movimientos.