El Kundalini

El Kundalini

Durante la gestación, la embarazada, sufre muchos cambios, entre ellos, emocionales, físicos, hormonales… y a veces son muy difíciles de sobrellevar. Para ello, se puede ayudar con alguna actividad que permita una conexión interna, sirviendo de preparación para el día que se aproxime el parto.

Una de estas actividades, es el yoga. Esta disciplina une la conciencia interior con la exterior, existiendo muchísimos y variados tipos, los cuales y cada uno de ellos, son indicados para un objetivo, entre ellos, está el Kundalini, ideal y casi exclusivo para las futuras mamás. Si queremos buenos resultados, hemos de practicarlo desde el principio del embarazo hasta dar a luz, incluso seguir desarrollándolo toda la vida.

Esta práctica permite llevar una vida saludable y de relax, aportando una preparación psicoemocional para el momento del parto, tanto física como emocionalmente.

Una sesión de este tipo de yoga, consta de 4 etapas, complementándose entre sí, han de ser realizadas en orden para integrar mente y espíritu. Estas etapas son las siguientes:

  1. pranayama. Consta de respiraciones que ayudan a controlar la respiración para favorecer la concentración y el ritmo del control del dolor en el pato
  2. asanas. Son las posturas especiales para gestantes. Estas desarrollan elasticidad, resistencia física, fortalecimiento, reducción de molestias, cansancio…
  3. relajación guiada. Interioriza el relax, el cual, se puede aplicar en cualquier momento del día. Se aprende a relajarse, tener actitud positiva ante la gestación y afrontar el parto
  4. meditación. Elimina los pensamientos negativos, complejos, traumas… que puedan perjudicar