Clínicas de reproducción asistida

Clínicas de reproducción asistida

Un vientre de alquiler puede ser la solución perfecta para mujeres que, por cualquier motivo, no son capaces de gestar un hijo o no quieren hacerlo. También para las parejas homosexuales que desean formar su propia familia. El proceso puede hacerse con el material genético de los padres, si la pareja la integra un hombre y una mujer, o con gametos de donante. En España la maternidad por subrogación no es legal y muchas parejas españolas acuden a Estados Unidos y Canadá para poder tener sus hijos por este procedimiento. Las clínicas de fertilidad de estos países son las encargadas de gestionar el proceso médico y de tratar directamente son las agencias de vientres de alquiler.

Maternidad subrogada, otra forma de crear una familia

Las clínicas de reproducción asistida de Estados Unidos, donde este proceso es legal también para los extranjeros, tienen una dilatada trayectoria en el campo de la maternidad subrogada y los procesos con vientre de alquiler. Su objetivo es ayudar a parejas o personas a tener sus propios hijos, ya sea con un vientre de alquiler o por otros procedimientos. Su experiencia en medicina reproductiva es larga y además está abierta a todas las personas que la deseen y puedan pagarla. También a parejas que no estén casadas o que sean homosexuales.

Las clínicas de reproducción asistida trabajan en estrecha colaboración con las agencias de gestantes subrogadas. Estos centros se encargan de buscar y seleccionar candidatas  y gestionar y tramitar todo el proceso hasta el alumbramiento. Además, asisten administrativamente a las dos partes que firman el contrato: los padres contratantes y la madre subrogada.

Las clínicas de reproducción asistida, antes de iniciar todo el proceso, realizan un estudio exhaustivo a la candidata seleccionada para comprobar su idoneidad como vientre de alquiler. Se trata de pruebas médicas y psicológicas que se completan con certificados penales y de otro tipo para garantizar la que la candidata es adecuada para iniciar el proceso. Los padres contratantes deben dar el visto bueno a la candidata para, posteriormente, firmar un contrato legal y vinculante entre las partes.

A partir de aquí, las clínicas de fertilidad estadounidenses inician el proceso médico. Estos centros fueron pioneros en su día en la gestación subrogada y hoy, después de 30 años, lideran estos procesos de gestación por sustitución. Su cuadro médico incluye endocrinos, ginecólogos, obstetras, biólogos y una larga lista de profesionales que garantizan la fiabilidad de todo el proceso. Se trata de un ámbito de la medicina altamente especializado y que requiere una asistencia integral a todas las partes implicadas en el proceso.

¿Qué debemos exigir a una clínica de reproducción asistida en estos procesos?

Pues, sobre todo, experiencia demostrable, buenos profesionales y los últimos avances tecnológicos. Estos 3 elementos son los que, al final, van a avalar todas las garantías posibles. Cualquiera de estos centros dispone de consultas, laboratorios, quirófanos y habitaciones para cubrir todo el proceso al que somete el paciente de principio a fin. Además, suelen ser lugares agradables, tranquilos y discretos que acompañan a las partes sanitaria y emocionalmente.

Tanto la madre de alquiler como los padres contratantes están puntualmente informados de todo el proceso. Después de cada prueba médica reciben puntual información por parte del personal de la clínica y están atendidos y asesorados por los profesionales en todo momento.

Normalmente estas clínicas ofrecen todo tipo de técnicas de reproducción asistida. La mayoría también se pueden realizar en España, con todas las garantías. Este es el caso de la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la inyección intracitoplásmica de espermatozoides, la donación de óvulos o esperma o el diagnóstico genético preimplantacional. Sin embargo, en Estados Unidos también ofrecen la gestación por sustitución, que, como decimos, en España y otros países de Europa no está permitida.

En cuanto a los laboratorios, los centros de medicina reproductiva de Estados Unidos, como es España, suelen tener áreas diferentes de endocrinología y andrología clínica donde realizan análisis de hormonas y de semen. También disponen, evidentemente, de  laboratorios de fecundación in vitro. No en vano, en Estados Unidos fue donde se concibió el primer bebé probeta del mundo, que se concibió a partir de un embrión congelado. Hoy son líderes y pioneros en los procesos con vientre de alquiler.

Deja un comentario